27 May, 20 / post / Noticias

Ratio de calidad de la deuda: cómo saber el endeudamiento de una empresa

A la hora de tomar decisiones es fundamental que la empresa tenga en cuenta el ratio de calidad de la deuda. Esta herramienta le permite conocer su nivel máximo aconsejado de endeudamiento y así puede ver si la operación que quiere llevar a cabo es o no viable.

Qué es la calidad de la deuda y cómo podemos medirla

La calidad de la deuda es la proporción de deuda de una empresa que es exigible a corto plazo, comparándolo con la proporción de deuda empresarial que vence a largo plazo. Cuanto más lejanos sean los vencimientos, mejor es la calidad de la deuda. Para poder medirla usamos el ratio o cociente.

¿Cuál es el ratio de calidad de la deuda?

Para saber cómo calcular la calidad de la deuda aplicamos un ratio, pero antes de aplicar la fórmula debemos entender bien los datos que vamos a usar en la misma:

  • Pasivo corriente: es el conjunto de deuda de la empresa exigible a corto plazo. Es decir, con vencimiento inferior a un año.
  • Pasivo no corriente: conjunto de deuda empresarial con vencimiento a largo plazo.
  • Total pasivo: es la suma del pasivo corriente más el no corriente.

Ahora que ya están más claros estos conceptos podemos pasar a exponer el ratio de calidad de la deuda:

Calidad de la deuda = (pasivo corriente / total pasivo) x 100

Cuál es el nivel de deuda aceptable

Para poder calcular este ratio es imprescindible que la contabilidad de la empresa esté al día, y para ello no hay nada mejor que contar con la ayuda de software especializado. Así nos aseguramos de que de verdad podemos conocer cuál es la calidad de la deuda de nuestra empresa.

Tras calcular el ratio, sabemos qué proporción dentro del total de la deuda de la empresa representan las deudas a corto plazo, y nos interesa que sea una proporción lo más pequeña posible.

El valor 0 nos indica que todos los vencimientos se concentran a largo plazo, algo que es casi imposible, mientras que el valor 1 indica que todos los vencimientos son a corto plazo. Por tanto, lo que nos interesa es un resultado lo más próximo posible a 0.

Sin embargo, no hay que tomar esto en términos absolutos, puesto que hay empresas que con ratios de endeudamiento cercanos a 1 son perfectamente capaces de hacer frente sin ningún problema a los vencimientos a corto plazo.

Aunque conocer la calidad de la deuda es esencial, no es este el único dato que debemos tener en cuenta cuando estamos examinando la situación financiera de una empresa. También debemos atender a otros factores como el ratio de solvencia, que nos indica cuál es la capacidad para hacer frente a los pagos pendientes.

Por otro lado, los datos económicos se deben poner en consonancia con la realidad empresarial y el entorno en el que se mueve.

Lo que está claro es que cuanto mejor controlemos las finanzas de nuestra empresa más sencillo será el acceso a los datos en momentos importantes y más sencilla será también la toma de decisiones. Por eso, saber calcular el ratio de calidad de la deuda es algo esencial.